NACE UNA ESTRELLA! CRISTINA GARCÍA.


Cristina García - ITM Jose Rivera

Es pequeña en edad, pero grande en pasión. Con su personaje, se ha robado el corazón de los televidentes. Conoce todos sus secretos y sueños.


A simple vista, su rostro angelical y su figura menuda la han convertido en la candidata ideal para interpretar papeles de la niña buena y de noble adolescente. Sin embargo, han sido su gran talento y pasión lo que la han llevado a convertirse en una actriz entregada, profesional y muy apetecida. Desde los nueve años, cuando estudiaba en Sincelejo, soñaba con actuar.


A los 15 decidió viajar a Bogotá y prepararse. Por eso, entró, en 2010, a estudiar teatro musical y actuación en Misi. Gracias a su talento y a su personalidad arrolladora, logró debutar en la novela Rafael Orozco el ídolo, interpreta a Ninfa. Tiempo después, tuvo la oportunidad de hacer parte del elenco de El laberinto de Alicia, de la serie La fiesta del chivo y de La Cacica. Pero sin duda, su mayor conquista hasta hoy ha sido ser parte de La esclava blanca, donde encarna a Isabelita, un personaje camaleónico, inocente y rebelde. “Isabelita es un cóctel de muchas cosas. Con ella todo puede pasar. El hecho de vivir 16 años de encierro y no conocer el mundo exterior, la convierte en un bichito raro que, con el paso del tiempo, descubre que todo es sorprendente y que hay un universo completamente diferente del de los libro que lee”.


Quiere dejar de lado la imagen de niña ingenua, y espera poder interpretar el papel de una chica mala. “Quiero ser una villana con todo, de esas que son cínicas y atrevidas. Sería divertido hacer algo diferente de lo que soy. Así, demostraría que, detrás de esta carita de niña buena, puede existir una mujer muy malvada”.


PEQUEÑA DE GRAN TALENTO


“vaca chiquita siempre es ternera”, dice cristina, para explicar por qué a sus 23 años, interpreta a la pequeña hija de Nicolás Parreño. “Aparte de tener el registro de menor de edad y de ser bajita, pienso que encajé perfectamente con Isabelita, porque ambas somos dulces, nos gusta ser justas y hacer las cosas de manera correcta”.